Feeds:
Entradas
Comentarios

Historias

Cada día es una hoja, y cada vivencia es una estrofa

Estamos hechos de historias, de fabulosas historias, muchas podrán ser alegres, románticas, así como también tristes y dolorosas, pero a final de cuentas estas nos conforman, nos dan significado y nos enseñan algo.
Lo importante es recordar que nosotros somos los protagonistas principales de nuestra propia historia de vida. Ámala y disfrútala, no te atormentes si por momentos se torna simple y aburrida, todo escritor pasa por momentos de apatía y tedio que se reflejan en sus obras, lo importante es saber que tienes la capacidad de reescribir aquello que no te gusta y crearte un nuevo capítulo.
Cada día es una hoja y cada vivencia es una estrofa… ¿Qué quieres escribir para ti el día de hoy?

—-

Esta entrada surgió a raíz de estar actualizando mi diario personal con mis vivencias ocurridas últimamente.

Besos y versos

Cuando no te beso con mis besos, te beso con mis versos

La luna

“¡Ay que linda la luna!
se vistió de gala hoy,
para asistir a las fiestas
que se brindan en su honor

El sol, al verla tan bella
cedió su paso gustoso,
permitiendo a la tierra
disfrutar de la luna llena”

(Poemas para alegrarte un ratito)

___

Este poemita surgió en un ratito, cuando la ternura y la pasión hicieron conjunción gracias a una fotografía. Son pequeños pero significativos y valiosos regalos.

AMDG

La duda

blog_adhd-main

La duda asfixiaba el corazón de Miguel, como si un par de manos imaginarias le apretaran la garganta al tratar de respirar. Y es que no podía dejar de pensar en ella, se había vuelto algo tan natural como la respiración, inspiraba su recuerdo y espiraba su ausencia.

Todo su ser se quedaba en pausa cuando le veía pasar a lo lejos, pues sentía como una sensación de locura reprimida subía desde sus pies, se instalaba en su pecho y destilaba a través de sus ojos, con una mirada torpe que lo delataba a kilómetros de distancia. Lo curioso de todo esto que que ella no lo notaba ¿Por qué de entre todas las personas que le repetían a Miguel una y otra vez que parecía enamorado, ella nunca mencionaba nada?.

Cada que ella pasaba por su lado, Miguel quedaba absorto sin poder decir nada y cuando sentía que podría haberle dicho algo en particular, ella ya se encontraba a varios metros de distancia de él, dejándolo sin poder decir nada más.

Pero en esta ocasión fue diferente, se armó de valor y haciendo acopio de toda su valentía salió a su encuentro y mientras ella le miraba curiosa, él trató de hablarle de la noche anterior, de cuando vio la luna llena en todo su esplendor y de como le hizo recordar la blancura de su piel, mencionó también aquellos dos cometas que divisó y que se asemejaban a sus dorados (y adorados) ojos.

Pero para su mala suerte, hablar de los astros y otros objetos espaciales nocturnos le hizo recordar a ella sobre su tarea de astronomía, así que de inmediato tomó su teléfono celular y empezó a mandar mensajes a sus compañeros o al menos eso quiso suponer Miguel, pues la veía tan alegre y amistosa que ya hubiera deseado, que por un solo día en su vida ella se hubiera dirigido así con él, aunque fuera para pedirle la hora.

Por tanto, en vista del fracaso que presentía, Miguel ya estaba emprendiendo su huida cuando la voz de ella lo hizo detenerse y volverse un poco, mientras su mente aún confundida, trataba de asimilar esta nueva situación a la vez que esa voz se clarificaba en su interior para escuchar ahora con claridad “Gracias por recordarme la tarea, porque entre la escuela y el trabajo de medio tiempo olvido con frecuencia en que día estoy. ¿Sabes?, voy para la biblioteca para buscar unos libros, ¿me acompañas?“, esto último encendió el corazón atribulado de Miguel y elevó al máximo sus sentidos dejándolo en un especial estado de dicha.
Tenía ante él, la oportunidad ideal de tener por lo menos un par de minutos más para poder conversar y así aclarar lo que la presencia de ella, Andrea, le hacía soñar…

___

Este cuentito lo empecé a redactar días después del cuento “La entrega“, porque también me sucedió algo similar auque no con el final que aquí presento. Lo que más me motivó a redactarlo fue la sensación de incertidumbre que me causaba no saber qué era lo que yo estaba viviendo. Ahorita tal vez no tenga mucho sentido publicar este cuento, pero no quería dejarlo en borrador y preferí darle un final emtre abierto y con tono dulzón lleno de ilusión.

Siento que vienen nuevas historias con base en mis nuevas vivencias, algunas serán más poéticas y otras… pues no lo sé, todo depende de como las experimente =)

AMDG

Extrañando

Dile que que la extraño” suspiró Miguel en un suave murmullo mientras agotado por la jornada, se despedía de la luna, muda testigo de su ilusión y cerrando así sus ojos para adentrarse en el mundo de los sueños, confiando verla ahí, aunque fuera por un momento, sabiendo que por la mañana sería un breve y agradable recuerdo. Y mientras pensaba esto, espiró nuevamente… Su aliento cargado de emoción, se elevó y se lanzó en picado por la ventana abierta para envolverse en la frescura del otoño y emprender su camino, alimentándose del canto de la cigarra y unos grillitos que ofrecían su concierto nocturno, se revolcó entre los amplios pastizales del campo, se dio un rápido baño al pasar entre una nube llena de lluvia y se aderezó con una pizca de sal cuando navegó por el mar. Por último, gracias a un par de luciérnagas que le alumbraron una parte del camino, llegó, no sin antes perfumarse con las flores que adornaban su balcón para sigilosamente colarse por una rendijita en la ventana y acurrucarse en su pecho por un instante para palpar su calor y ser finalmente aspirado por Ana, quien en su mundo de sueños, escuchó el sonido de la cigarra y de los grillitos, percibió el aroma del campo y la frescura de la lluvia, degustando también un ligero sabor a sal marina. Para por último verle a él, a Miguel, en medio del amplio y verde campo, con los brazos abiertos en dirección hacia ella ofreciéndole su sonrisa franca y cálida, susurrando algo que no alcanzaba a entender, pero que alegró el sueño de Ana quien antes de dormir suspiró extrañando a Miguel y cerró sus ojitos deseando verlo nuevamente, aunque fuera por un momento en la tierra de los sueños,  sabiendo que por la mañana solo sería un breve y agradable recuerdo.

___

Ya estaba por dormirme, pero cierta personita asaltó mi mente y se instaló en mi memoria. Y como no le he visto en estos días, mi ilusión me hizo escribir esta memoria a manera de historia. Ojalá y les guste (y ojalá y si ella me leyera también, pues que le guste, aunque sea un poquito.)

AMDG

La entrega

blog_carta_letters-867673_960_720

A Miguel la dulzura de esos caramelos no se comparaba con la dulzura del momento, cuando ella se apoyó y acurrucó suavemente en su hombro mientras guardaba con cuidado las hojas dentro del sobre

LA ENTREGA

 

Con nerviosismo Miguel entró al pasillo que daba al salón y sigiloso la observó a través de la ventana de la puerta, mientras ella leía (lo que posiblemente eran sus asignaciones escolares).

La delicadeza de las facciones de su rostro encendió el corazón de Miguel quien por un instante en su mente cruzó la loca (pero no tan descabellada idea) de voltear y echar a correr, pero era muy tarde, ella levantó la mirada y al reconocerlo le regaló una amplia sonrisa que disipó por un momento todas sus dudas.

Un poquito en automático y sin apenas darse cuenta, Miguel le devolvió la sonrisa (con algo de nerviosismo) y se acercó a saludarla.

Ella por su parte, avanzó a su encuentro para recibir su saludo y salir del salón por un momento para sentarse y tomar un pequeño refrigerio. Miguel rápidamente le extendió un sobre membretado con sus iniciales, cada una de un color diferente (limitado a los 3 únicos colores con los que contaba al momento de escribir).

Curiosa, ella tomó el sobre mientras murmuraba “¿qué es?”, a lo que Miguel viendo su impresión inicial le respondió en tono gallardo y más confiado “Algo que quería obsequiarte hace tiempo”.

Ligeramente confundida con la respuesta, ella abrió el sobre, con cuidado sacó las hojas y al leer las primeras líneas hizo una pausa para sonreírle con la mirada a Miguel, a la vez que apretaba para sí aquella carta.

Al retomar nuevamente la lectura, la emoción salpicaba su voz y le dibujaba una sonrisa en el rostro mientras agradecía una y otra vez por cada párrafo que leía. Miguel tomaba cada uno de esas sonrisas y “gracias” como grandes triunfos en su interior.

Cuando ella terminó de leer la carta y a pesar de regalarle la sonrisa más grande y cálida que había visto en ella, la inseguridad volvió a Miguel y no pudo evitar preguntarle si le había gustado lo que acababa de leer.

Andrea manteniendo su sonrisa le contestó con un ademán de sentarse al lado de ella, mientras le convidaba algunos caramelos de colores que recién sacaba de su bolsa. A Miguel la dulzura de esos caramelos no se comparaba con la dulzura del momento, cuando ella se apoyó y acurrucó suavemente en su hombro mientras guardaba con cuidado las hojas dentro del sobre membretado. Y con un tono de ternura le confiaba “Gracias Miguel, nunca me habían hecho un regalo así”.

Ambos estuvieron un rato en silencio sin decir ninguna palabra, hasta que Miguel, sin saber cómo iniciar nuevamente la conversación (pues le era más fácil escribir que hablar) se levantó con la excusa de ir a su siguiente clase. Ligeramente contrariada, Andrea le hizo ver que aún faltaba mucho tiempo para esa clase, lo que Miguel tomó como una invitación para quedarse un rato más y conversar de trivialidades como series de televisión, libros y música.

Así que poco a poco, conforme transcurría la plática, aquella cautela que en algún momento existió entre los dos fue cediendo, dando paso a la creación de un lazo más especial, donde confiadamente comenzaban a hablar de sus gustos, sueños, miedos y algo más…

¿Qué sucederá?, no se sabe pues al parecer tanto a Miguel como a Andrea eso no les importa, solo quieren conversar, reír y soñar. Lo que pueda surgir entre los dos solo el tiempo lo dirá.

___

Este “mini” relato con sabor a ternura e ilusión surgió en una hora aproximadamente  teniendo como base una vivencia personal. Se supone que hay que escribir haya o no inspiración, pero después de algunos meses de sequía creativa, una inspiración como esta no se desaprovecha porque aunque se quiera ignorar o dejar de lado las letras buscan por sí solas su salida, solo hace falta darles el cauce adecuado para que pueda armarse una linda historia.

¿Qué pasará con Miguel?, ni idea, por lo que tengo entendido él disfrutó el momento de convivencia con Andrea lo cual quedó más que patente por la satisfacción de como observó la forma en que ella le agradeció el obsequio y por la plática relajada y sencilla que sostuvieron posteriormente. Si le preguntaran a Miguel, posiblemente les diría que lo que desea es seguir conociendo a Andrea y comprender qué es lo que le llama la atención de ella.

¿Qué pasará con Andrea?, eso sí quien sabe… su cabeza es otro mundo y pues hasta que haya una convivencia más profunda entre ella y Miguel, supongo que tendremos la incógnita de saber lo que pasa por su mente. Solo sabemos que le gustó lo que leyó…

¿Qué había en la carta?, pues para saber eso tendremos que preguntarle a los dos, jajaja

AMDG

03/11/17

Calaverita Daniel 2017

dia_muertos

Fue el sentido de lo humano
lo que nos llenó de valor,
acogiendo con nuestras manos
a las víctimas del temblor

Calaverita Daniel 2017

Sentado en su escritorio
escuchando de buena Fe,
Conversaba Daniel muy serio
acompañado de un buen café

Estaba frente a la muerte
quien le vino a visitar,
Para saber de buena fuente
como le iba en lo personal

Catrina, no me puedo quejar
este año ha sido especial,
pues he podido trabajar
desde lo social hasta lo existencial

He aprendido de los niños
y de los adolescentes,
También de los no tan niños
que maduraron a regañadientes

He aprendido a escuchar
y a hacerlo con empatía,
Para lograr ayudar
sobrepasando la antipatía

“¿Y cómo te va en el amor?”
preguntó la muerte curiosa,
Sé que necesitas valor
para abrir tu alma silenciosa

No te puedo mentir
mi querida amiga de marfil,
pues tu pregunta muy sutil
mueve mucho mi sentir

Su presencia me ilusiona
y a mis días da color,
y con su sonrisa dulzona
llena mi pecho de candor

La muerte sonrió serena
asintiendo con suavidad,
y le preguntó de manera risueña
cómo andaba en lo social

Interesante tu pregunta
amiga de blanca flor,
por lo que quiero darte respuesta
acerca de esta noble labor

Fue el sentido de lo humano
lo que nos llenó de valor,
acogiendo con nuestras manos
a las víctimas del temblor

Generamos un espacio de confianza
requerido para escuchar,
Y contuvimos la desesperanza
a la hora de acompañar

La muerte esperó satisfecha
a que Daniel terminara de hablar,
y pronta disparó cual flecha
su oferta singular

Requiero en mis dominios
mucha gente como tú,
ayudando en cualquier sitio
compartiendo tu energía e impetú

Te agradezco la cofianza
y que valores mis dones,
juntos hagamos una alianza
de la que hablen en todos los panteones

Así la muerte gustosa cerró
el trato que a Daniel ofreció,
sabiendo que era la mejor opción
para llevar con fervor su eterna labor

____

Es tarde ya y mis ojos se cierran de cansancio, aún vengo arrastrando la desvelada del fin de semana que anduve como brigadista en Jojutla, Morelos.

Me causa gracia que mis “calaveritas” de pronto se vuelven demasiado introspectivas, y si bien puedo hacerlas más ligeras, (como otra que hice en un par de horas en este fin de semana) sentí que debía expresar las cosas valiosas.

Este año ha sido muy particular por mi cambio de funciones dentro de la escuela, pero también agradezco enormemente la convivencia con todos aquellos que en algún momento del año obsequiaron su tiempo y espacio para platicarme de cosas que me hicieron desarrollarme poco a poco…

Aquí me detengo, muero de sueño. Agradezco todas las visitas de este mes a mi blog. Me alegraron la semana.

Mientras tato trataré de dormir, gracias vida por la experiencia y aprendizaje de este año.

AMDG