Feeds:
Entradas
Comentarios

Tras la Tormenta 

me pregunto el por qué a los hombres se les dificulta tanto vivir en el presente

Me gusta el cine, y podría decir que me gusta casi de todo un poco (excepto los musicales), también me agradan las películas extranjeras que en ocasiones clasifican como cine arte pues siento que son una bocanada de aire fresco dentro del cine superficial al que nos tienen acostumbradas las producciones norteamericanas. No quiero decir que todo lo que se filma en Estados Unidos sea malo, pero a mi particular punto de vista muchas de sus películas tienen una especie de “final feliz” que me hace sentirlas falsas, algunas se salvan de esta clasificación pero creo que son pocas. Es por ello que cuando se me presenta la oportunidad de ver algo diferente en cine o TV, lo hago, y aunque a veces son películas complicadas de digerir (a veces por las situaciones que retratan o por la la forma en que se dirigieron)  en otras ocasiones me encuentro con muy buenos filmes. 

Así que hace un par de días vi que en una sala de cine de mi localidad  proyectarían en sus “sala de arte” la película japonesa “Tras la Tormenta” (Dir. Hirokazu Kore-eda, 2016) , a primera instancia me enganchó por su país de procedencia y en segundo por el tema de relaciones familiares (que ofrece material para cantidad interminable de historias). 

Aclaro que por una parte tengo cierta afición por el cine japonés (especialmente animación, también conocido como anime ) que desarrollé en mis años de estudiante. Lo que hizo interesarme un poco por su cultura que veía retratada en algunos de sus filmes no animados. Aunque no por ello me considere un conocedor experto del tema.

Creo que lo anterior ayudó a mantenerme atento a toda la película, pues sí bien la historia se desarrolla lentamente, la disfruté, pues la atmósfera era muy íntima y me hacía sentir como parte de la acción, un espectador presente pero mudo ante todo lo que sucedía. 

En cuanto a los personajes, durante muchas partes de la película me sentí identificado con el protagonista, precisamente por su complicada condición profesional actual (además tratando de vivir de sus glorias pasadas), la relación con su madre (recientemente viuda y con problemas de edad) y los constantes reproches/pleitos con su hermana. A lo anterior, sumemos un matrimonio con una hermosa mujer que terminó en divorcio más los problemas de no poder ver con frecuencia al hijo de ambos ya que el protagonista no paga la manutención que le corresponde por gastar el dinero en apuestas. En un momento dado el hijo, dentro de su curiosidad natural,  le pregunta al protagonista si ha llegado a ser el hombre que quería ser (lo cuál en lo personal se me hace una pregunta bastante confrontativa). Así que por momentos me sentí reflejado en las diferentes facetas por las que atravesaba el personaje principal.

Algo lindo de la película es que a pesar de las complicaciones que recorre el protagonista se le presenta una especie de luz en su camino. Tal vez con esto la película pudiera caer dentro del estereotipo de finales felices, pero no lo siento así, pues además de que tiene un final diferente (que no contaré aquí), casi para terminar los personajes llevan a cabo una serie de diálogos y reflexiones ante su situación particular que te hacen meditar sobre ello. Inclusive podría asegurar que hasta la canción de los créditos finales tiene relación con la historia por la letra que maneja. 

Así que de manera general, me gustó la forma en que te lleva la película, pues todo es tan casual-convencional sin dotes de exageraciones en cuanto a la historia, y por tanto un poco más creíble como la vida misma. 
_______________

  Me llama mucho la atención estas películas que retratan pasajes de vida tan cotidianos que te hacen sentir como si vieras un episodio de tu propia vida, sin tantos adorno si exageraciones, además de que te hace ver que en todos lugares los conflictos familiares están presentes,  que el amor es la base de todo y por consiguiente es la única manera de poder salir adelante. 

AMDG

Por si desean ver la película aquí en Monterrey, aquí están sus horarios en cinepolis: http://cinepolis.com/pelicula/tras-la-tormenta

“La adolescencia es la conjugación de la infancia y adultez” (Louise J. Kaplan) 

En este 2ndo semestre en mi diplomado de desarrollo humano, me tocó convivir con muchas mamás (la gran mayoría), y un tema recurrente era cómo tratar la adolescencia de sus hijos. Dado que en mi trabajo me toca convivir también con niños,  adolescentes y jóvenes, les compartía que era preciso recordar como fuimos nosotros durante esa etapa (que por lo visto nos olvidamos rápidamente) para así ser más comprensivos (que no es lo mismo que permisivos) con ellos y sus actitudes. 

En mi caso muy particular, aunque me considero una persona tranquila/pasiva,  admito que en mi adolescencia tuve mis arranques/berrinches que la pobre de mi madre tuvo que “soportar” y si bien me dió mis buenas regañadas y chanclazos, recuerdo con cierta consternación que en otros momentos la hice  desesperar mucho e inclusive llorar. Quiero aclarar que lo anterior no lo hacía con la mala intención de despertar por la mañana y decir para mis adentros: “el día de hoy haré sufrir a mi madre”, nada de esopero creo que en esa etapa de transición yo quería experimentar muchas cosas y entre la ignorancia de como llevarlas a cabo, frustración de no realizarlas,  el acoso/bullying escolar,  formación de autoestima y cambios físiológicos internos, hacían de mi persona una bomba de tiempo que le reventó en más de una ocasión a mi madre (y a mi padre, tíos y maestros). 

Y eso,  sucede para todos en mayor o menor grado, quisiera pensar que el olvido de esa etapa es porque a partir de  la adolescencia la vida acontece en un torrente de sucesos en los cuales papá o mamá ya no están cuidándonos ni protegiéndonos todo el tiempo y así,  sin darnos cuenta empezamos a ser parte del mundo adulto (a veces con la fortuna de tener cierta consciencia de ello) con sus respectivas y múltiples responsabilidades.  

Otro aspecto a considerar es la formación de nuestros padres, al no ser educados para ser padres (nadie lo está, ni lo estará) actúan con la mejor intención pero con la peor ejecución, porque sencillamente el tiempo y contexto tanto de ellos como de los hijos es muy diferente, por lo que hay un choque de percepciones de las cuales el hijo no sale bien librado,  ya sea porque hay situaciones que para algunos adolescentes pudieran ser intrascendentes como para otros serán más que mayúsculas. Esto no quiere decir que los papás deban cuidar todo lo que digan y hagan, es cuestión de hacerse responsable de lo que les corresponde a ellos y soltar. Si yo como adulto en algún momento  quedé afectado por vivencias de mi adolescencia, no puedo achacarle culpas a mis padres porque ellos hicieron lo mejor que pudieron en mi formación (y serán responsables de su propia participación) sin embargo yo, si me sintiera como persona afectada, tendré que hacer lo que me corresponda para solucionar mi conflicto. 

Tal vez no sea fácil, pues depende del contexto cultural en el que me encuentre inmerso la manera en que solucionaré mis problemas (pero eso será un tema para más adelante). Pero esto debería darme una idea de la manera en que actuaré cuando experimente el convivir con adolescentes ya sea en familia o en el terreno profesional. 

El poder remitirme al pasado, recordar mi experiencia personal y poner en práctica la empatía, me permitirá ponerme en los zapatos del otro (en este caso el adolescente), conocer parte de sus inquietudes y por lo tanto comprender un poco más qué es lo que le aqueja. De tal manera que si bien NO solucionaré sus problemas, podré apoyarle a que encuentre la forma de resolver los suyos o por lo menos no estorbar en ellos. 

Por ello, además de preguntarle a los adultos que lidian con adolescentes, cómo eran en esa etapa, también les pregunto “¿Cómo te hubiera gustado que te trataran?”, eso por lo menos permite tener una base de donde partir o aproximarse y de antemano entender que también podemos recibir una negativa u respuesta hosca, pero al menos, al ser conscientes de nuestras vivencias previas, podremos actuar en consecuencia de una manera más efectiva y por consiguiente, establecer una mejor relación. 

______

Este tema para mí es recurrente, pues como convivo con adolescentes, constantemente requiero ir y venir a mis recuerdos: ¿Cómo me trataron?, ¿cómo me hubiera gustado que me trataran? Y ¿cómo era yo de inquieto?, con esto busco ponerme en el lugar de ellos y de mis mayores. No siempre es fácil,  pero ayuda y me permite aprender y seguir desarrollándome como persona. 

Como nota final, curiosamente, el día de hoy me pidieron información sobre el tema de la adolescencia y la sexualidad (este último es un tema muy amplio e interesante). 

Un saludo a mis dos lectores. 

AMDG

La noche/1

La noche/1

No consigo dormir. Tengo una mujer atravesada entre los párpados. Si pudiera, le diría que se vaya; pero tengo una Mujer atravesada en la garganta. (Eduardo Galeano)

pics_blog_cama-vacía-600x369

 

Son pasadas de las 3 de la mañana ya y Miguel no deja de revolverse en la cama, han pasado años desde que la vio por última vez, la música de una fiesta-borrachera vecinal se cuela por la ventana y adereza ese sentimiento de nostalgia e incomodidad. Sabe bien que quisiera saber que ha sido de esa persona, pero ese último adiós le dejó un mal sabor de boca y profunda decepción. Le ha tenido presente en todo este tiempo, pero es demasiado orgulloso para expresarlo, porque sabe que si lo hace lo tomarán por tonto e ingenuo, ¿pero no fue así como lo hicieron sentir en esa última vez?. Vuelve a removerse entre las sábanas, siente un calor molesto en la habitación que el murmullo del ventilador no logra aplacar, más sin embargo dentro de sí mismo siente el aguijón frío de la desconcertante duda en su corazón.

Se incorpora hasta sentarse en la orilla de la cama, una noche más se dice a sí mismo, se siente abatido ¿qué se puede hacer en estos casos?, busca a tientas el frasco de aspirinas, sabe que ese par de cervezas y tequila que bebió se convertirán en un dolor de cabeza más tarde, y más aún con la falta de sueño que le acosa últimamente.

Con movimiento pasmoso recorrió la cama, deslizando un poco a ciegas el brazo por la mesita de noche. La luz de luna que de ordinario le provocaba los mejores versos para recitar y calmar a esos viejos recuerdos, no está presente en este momento y no puede ver nada, así que derrama el vaso con agua junto al frasco de pastillas y una lata vacía de cerveza. (¡demonios! -pensó-, necesito poner una luz de noche ).

Torpemente y de mala gana se levantó y dirigió al baño, al encender la luz del baño el espejo le devolvió un poco a la realidad de la situación. Su rostro hinchado por la falta de sueño, sus ojos enmarcados por las patas de gallo, mas  esas canas (que aparecieron sin ser invitadas) tiñendo su melena, no fueron un gran estímulo para calmar ese dolor de cabeza que empezaba a antenazar sus sentidos (los años no pasan en balde, -se dijo a modo de lamento y excusa-). Llenó el vaso con agua, tomó los analgésicos y sin despegar su mirada de ese espejo delator, pasó su mano por su pelo encrispado haciendo resaltar sus canas, y posteriormente la deslizó hacia su barba semicrecida haciendo un gesto con su boca. Lanzó una ultima y hosca mirada de reproche hacia su reflejo para después moverse hacia el sanitario, vaciar su vejiga y apagar la luz.

Nuevamente en cama, Miguel volvió a sentir las tenazas de la incertidumbre aprisionando su corazón.

Tenía su nombre y su recuerdo grabado vivamente en su mente, sintiendo que si se descuidaba, la imagen de esa mujer atravesaría sus ojos y párpados como una película y se proyectaría en la pared a la vista de todo mundo. Quería decir su nombre para decirle que al menos por esta vez le dejara descansar un poco más, estuvo a punto de murmurarlo pero una mano femenina se posó sorpresivamente en su entrepierna y en el sobresalto de la realidad le hizo recordar y brotar de su garganta el nombre de Ana, su mujer.

Fin

 

Bueno, tenía muuuuuuuuucho de no escribir….. de hecho tuve que escribir unos párrafos aparte a manera de catarsis para despejar mi mente, y mientras escuchaba algo de música del Buen Michel Jarré terminé mi desahogo y se me vino a la mente escribir lo anterior.

Anteriormente había escrito algo usando el cuento “La noche/2” de Eduardo Galeano, pero no me funcionó tanto como hubiera querido (de hecho no recuerdo bien como lo desarrollé), y como es mi costumbre, cuando me llega la inspiración, requiero darle salida porque si no, ya no la escribo… jaja

Parte de mis vivencias las veo plasmadas aquí*. No tiene caso decir cuáles son, si te sientes identificado con algo, ¡genial!, eso es lo que importa.

Un abrazo a mis dos lectores =)

 

AMDG

*(Bueno, una vivencia es la hora en que me puse a redactar… entre 2:00 y 3:00 am)

 

Calaverita Daniel 2016

img_20160905_195045595_top

Calaverita de Daniel para Daniel (2016)

Llegó la muerte serena
a visitar a un solitario Daniel,
y a pesar de ser eterna
de la vida hablar quiso con él

~~*~~

y por largas horas conversaron
del dilema de ser humano,
pero del tema nunca saciaron
sus dudas de gran tamaño

~~*~~

Daniel a la muerte agradeció
este tema de conversación,
pues con ello le inspiró
nuevas ideas de reflexión

~~*~~

La muerte satisfecha
después de lo expresado,
decidió reanudar su marcha
y continuar su camino trazado

~~*~~

Sabía que lo había logrado
En eso consistía su intención,
Dejó a Daniel enfocado
con una nueva intención

~~Epílogo~~

Que no te agobie lo pasado,
aunque te deje malparado,
Ni te acucie el futuro
aunque se vea oscuro

Asentado en el presente
te debes de mantener,
es lo más importante
si tú quieres crecer

___________

Mis calaveritas se están volviendo muy sui generis, no siguen la pauta tradicional de manejar algunos versos en sorna sobre la persona sobre la cual se redactan. Supongo que no es ni bueno ni malo, para mí, son como mi ejercicio anual de redacción por medio del cual, con algunos versos expreso como me ha pintado este año. Yo creo que de lo más relevante en mi caso, fue un reenfoque hacia mi objetivo profesional, más orientado hacia el desarrollo humano y aunado a que últimamente he tenido un tema con respecto la muerte, tal vez por experiencias cercanas que me hacen cuestionarme acerca de mi propia vida. Porque a final de cuentas, la muerte confronta sobre la manera en que estamos (o estoy) experimentando la (mi) vida.

Gracias a mis lectores, gracias a tooooooooooooooooooooodos aquellos que en el mes de Octubre me regalaron sus visitas a mi blog, me vi lento en escribir mi calaverita en ese mes, pero estaba de un ánimo apático…ofrezco mis disculpas y confío ponerme al corriente con mis escritos.
un abrazo de corazón a corazón para todos

AMDG

Perdóname, no puedo hablar más alto. No sé cuándo me oirás, tú, a quien me dirijo. ¿Y acaso me oirás? . Mi nombre es Hor…

pics_la-historia-interminable_blog

Hace un par de horas vi por cable la película “La historia sin fin”  adaptación del libro del mismo nombre cuyo autor es Michael Ende.

 

Sin intención de ahondar mucho en el libro, solo quería comentar la nostalgia que me surgió al ver la película, que me decidí a escribir algo sobre ella. La historia es maravillosa y recuerdo que mi primer acercamiento con ella fue en la secundaria, cuando en los libros de español incluían algunos fragmentos de obras literarias y entre ellos venía este libro.

Pero curiosamente mi encuentro con Michael Ende no fue solamente con este libro, también hubo otro cuya portada y nombre siempre me causaba curiosidad, desafortunadamente la curiosidad no fue la suficiente como para abrir el libro y leerlo. Me refiero a Momo.

 

pics_momo_preview1_blog

Admito que al inicio pensaba que era una historia de miedo, pues era lo que imaginaba al ver la imagen, pero creanme, que esta se disipa agradablemente cuando se lee el libro.

Por tanto, pasaron muchos años desde que tuve contacto con estas historias hasta que pude hacerlas mías al momento de leer. Y es que el decir “hacer mía” no es algo dicho al azar, pues así como Bastián Baltasar Bux hace suya la historia del reino de Fantasía, yo como lector hice su historia mía (y la de Momo también). Y es que es un deber mencionar que estas historias dejan huella por la imagen que desarrollan dentro del lector, y que aunque se realicen adaptaciones , difícilmente lograrán captar toda la fantasía que de ellas emana. No quiero decir que sea imposible, de hecho considero que pueden alimentar la imaginación de quien las lee, pero es muy diferente, por ejemplo, la momo que yo visualicé por medio de la portada y la narración de la historia, con la niña que aparece actualmente en las portadas de los libros.

Estos dos libros no son los único que escribió el autor, hay otro más que lleva la fantasía a otro nivel, que hasta parecía que me encontraba dentro de un sueño (de tan oníricos que eran los cuentos que ahí se reunían), tan así que el libro se llama “el espejo en el espejo” y que a gusto personal, la primera historia merecería por sí misma una adaptación al cine (y no se diga el epílogo).

pics_elespejoenelespejo_blog_52737043

Estos libros, más muchos más me enganchan de tal manera que al terminar siempre dejan un sentimiento de nostalgia y con ganas de más. A pesar de que están catalogados como literatura juvenil pueden disfrutarse a cualquier edad, es cuestión de darse la oportunidad de vivirlos junto con sus protagonistas =)

A propósito, el diálogo del inicio pertenece al libro “El espejo en el espejo”, si te llamó la atención, no pienses más y consíguelo, te gustará.

AMDG

______________

Creo que tenía un año de no escribir, entre la apatía y falta de entusiasmo (porque ideas siempre ha habido) batallé para darle salida a estas ideas y como siempre, escibiendo a media noche… Afortunadamente era una descripción de una película y una referencia a algo que he leído. Definitivamente lo que no se usa, se atrofia. Confío permitirme darme más tiempo para mí y compartir algunas vivencias y/o aprendizajes. Hoy una película me hizo recordar el sentimiento al leer algo que me agrada, pero han habido muchos ojitos lindos (sonrisas y pláticas) que me han creado emociones y palabras que insistente y silenciosamente piden les plasme en papel. Requiero darme ese permiso, requiero darles ese permiso =)

Un saludo a mis dos lectores

 

 

Calaverita Daniel 2015

Calaverita de azúcar

Calaverita Daniel 2015

 
 

Casi al terminar el día
Daniel seguía en agonía
pues de su mente no salía
las rimas que él quería

 

Tenía muchas ideas en mente
que le llegaban agolpadamente
todo sucedía abruptamente
que casi lo volvían demente

 

En eso la catrina apareció
y de reojo lo observó
pero Daniel ni se preocupó
ni su presencia le asustó

 

Pero al llegar al final del día
Daniel con la catrina se lamentaba
pues de su mente no salía
aquellas coplas que él deseaba

 

“échame la mano en esto”
a la muerte le suplicó necio
“así te tendré más aprecio”
le dijo bastante dispuesto

 

La muerte le vio con flojera
molesta que le interrumpiera
tan cómoda recostada ella se encontraba
recordando a quiénes con ella se llevaba

 

“en vez de ponerte a escribir
ayúdame tú a decidir
a quienes de por aquí
me llevaré a parte de ti”

 

Daniel lo pensó con cuidado
y poniéndose pronto a su lado
empezó a escribir sin menoscabo
las faltantes coplas de cabo a rabo

 

“tu propuesta me suena más interesante
que escribir rimas, mi querida muerte galante
te ayudaré y viajaré contigo de acompañante
seguro será algo más que alucinante”

 

La muerte alegre su mano le tendió
al joven y entusiasta escribidor
que con gusto y ánimo la tomó
para acompañarla en su labor

 

______________________
Pues tal como se leen en las coplas de esta calaverita, al terminar el día salieron (claro, sin la presencia de la muerte… ¿o sí?). Ahora fueron más sencillas y menos trágicas, tal vez sea un poco el reflejo de esta etapa de mi vida. Supongo que tiene que ver el hecho de que estoy más consciente de la presencia de la muerte en mi vida, es decir, de que no soy eterno y de un momento a otro puedo sencillamente emprender el camino a la otra vida. No es algo fácil darme cuenta de ello y a pesar de ello tengo mis resistencias, pero bueno, creo que esa realidad se hace cada vez más presente.
Por otra parte tenía un buen rato sin escribir, por ello mi dificultad a empezar y a las muchas ideas que se me vinieron en mente que pudieran merecer otras entradas aparte de esta.
Algo curioso que quiero comentar en esta entrada es que Octubre ha ido el mejor mes que he tenido en este año, mucha gente buscaba las calaveritas, aunque muchos lo hacían por la imagen que acompañaba esas entradas, pero bueno, confío que les haya sido de utilidad leer mis exóticas rimas, jajaja.
Confío que las siguientes salgan más fácilmente a medida que despeje mi mente de rollos estorbosos y desgastantes.
Mientras tanto, te agradezco a ti que lees esto. Gracias por darle vida a mis ideas, pues una letra es “letra muerta” mientras nadie la lea y le de un significado para sí mismo.
Un abrazo cordial
AMDG

El mundo
(Eduardo Galeano, adaptación del cuento del mismo nombre)

blog_almas_de_fuego_mundo

Durante mis acostumbradas noches en vela, acompañaba mi solitaria introspección con un vaso de licor y el sonido lejano de la ciudad…

En un intento sereno de despejarme de mis problemas, intenté simular sin éxito una conversación con el eterno (en otros lugares y en otros tiempos a esto le dirían oración, pero para mí en ese momento era una simple conversación).

Infructuosamente busqué palabras adornadas y agradecidas, pero lo único que salía de mi boca eran frases extrañas disparatadas. Decepcionado del intento de ambos (del ser eterno y yo) de lograr una conexión, decidí tomarme el resto de mi bebida y dar por terminada mi sesión de acostumbrada reflexión.

Acostado ya en mi cama esperé el efecto del alcohol, confiando que para mañana las cosas pintarían mejor que hoy. Poco a poco y suavemente, el rumor de una lluvia lejana que se acercaba con paso veloz, fue envolviendo mis sentidos en un delicado y sublime sopor…

Al siguiente momento, desperté sobresaltado sin saber en donde estaba, pues una espesa niebla a mi sentido de la vista importunaba. Pero había algo de lo que estaba seguro y es que solo no me encontraba, pues sentía la presencia de alguien que todo el espacio y mi ser llenaba.

Al disiparse la bruma me hice consciente de mi posición, en el cielo me encontraba y podía observar al mundo en todo su esplendor. Lo llamativo de este asunto es que no era el mundo al que estaba acostumbrado a ver en los mapas y en la TV. Era aún más interesante, pues en la inmensidad de la noche, parecía más bien una pelota con luces en su interior, como si miles de luciérnagas de fuego se desplazaran al azar, aumentado y disminuyendo su brillo al moverse de lugar.

Asombrado de lo que veía y que no tenía comparación, toda mi alma entera se llenó de profunda admiración. Y la voz de aquel que me acompañaba, susurró en mi corazón y hablando con intención serena me confió un secreto revelador:

El mundo es un mar de fuegos, donde cada alma un fueguito es, y así como no hay dos almas iguales no encontrarás nunca dos fuegos iguales. Encontrarás fuegos grandes y chicos, de gente serena que apenas se mueven a pesar de la intensidad de fuertes vientos y fuegos que parpadean con la más mínima brisa. Descubrirás fuegos de colores según la emociones que los dominen. Te sorprenderás con fuegos inútiles que apenas alumbran o calientan. Pero también te sentirás atraído por aquellos fuegos intensos, propios de un alma que vive con tanta pasión que contagian de calor y chispas a todo su alrededor, cuya intensidad no disminuye conforme comparte con los demás su luz y energía, y todo aquel que se acerque a ellos inevitablemente arde  y enciende un nuevo calor por la vida. Sí, el mundo es como un mar de fuegos… ¿qué tipo de fuego quieres ser tú ahora?

Con esa pregunta, retumbando en mi interior, poco a poco y lentamente desperté una vez más en mi habitación. La luz del día y el aroma a tierra mojada que la lluvia de la noche dejó, iluminaban y refrescaban todo a mi alrededor. Decidido, tomé un lápiz y papel, permitiendo que el fuego de mi interior salga por  medio de estas letras y te contagien de mi calor…

________________

Bueno, tenía rato de no escribir, me ha sido complicado poner en letras experiencias y aprendizajes muy personales. Confieso que me dispuse a a escribir esta entrada porque observé que las estadísticas de mi blog se elevaron de manera inusual en este día, y  tomé como un incentivo el que alguien desconocido se tomara la molestia de leerme, lo cual agradezco, porque un escritor no es escritor sin un lector. Estoy consciente de que me falta mucho por desarrollarme, y esto no se logrará si no escribo. Así que motivado por lo anterior e inspirado por leer algunas noticias un grupo de compañeros con quienes estuve un corto tiempo participando de narrador oral,  dejé a un lado mi temor, tomé un libro titulado “taller de escritura” y resolví abrirlo al azar, elegí un ejercicio al azar y lo llevé a cabo. De esta forma que no me sentiría presionado por hacer un escrito complicado y confuso, y empezaría a ejercitar nuevamente mi gusto por escribir a la vez que podría divertirme con ello.

El ejercicio elegido en el libro fue: #603 ” Nuevas versiones: Toma un cuento breve ya escrito de algún autor reconocido y Reescribe la historia”, así que el cuento elegido fue “El mundo” del escritor uruguayo Eduardo Galeano, desde tiempo atrás tenía el deseo de hacer una adaptación de ese cuento y pues aproveché la ocasión. Me sentí a gusto dejando fluir las primeras ideas, aunque hubo momentos en que me atoré pero poco a poco lo terminé, al mismo tiempo estuve consciente de que era un ejercicio y que tenía tiempo de no escribir. Lo interesante fue que que cuando lo terminé, el primer final no me satisfizo, así que hice una pausa para despejarme y re enfocarme hasta que di con el final que me agradó y me hizo sentir ese “¡wow!“.

Para terminar, quiero expresar que tengo mucho para escribir, siento que es mi manera de sacar parte de mi ser, observarme y comprenderme mejor, y si lo que escribo es de ayuda en algún momento a alguien más, pues ¡qué mejor!.
Nuevamente, un saludo a mis dos lectores y mi agradecimiento a todos los demás…

AMDG