Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Cuentos’ Category

Dile que que la extraño” suspiró Miguel en un suave murmullo mientras agotado por la jornada, se despedía de la luna, muda testigo de su ilusión y cerrando así sus ojos para adentrarse en el mundo de los sueños, confiando verla ahí, aunque fuera por un momento, sabiendo que por la mañana sería un breve y agradable recuerdo. Y mientras pensaba esto, espiró nuevamente… Su aliento cargado de emoción, se elevó y se lanzó en picado por la ventana abierta para envolverse en la frescura del otoño y emprender su camino, alimentándose del canto de la cigarra y unos grillitos que ofrecían su concierto nocturno, se revolcó entre los amplios pastizales del campo, se dio un rápido baño al pasar entre una nube llena de lluvia y se aderezó con una pizca de sal cuando navegó por el mar. Por último, gracias a un par de luciérnagas que le alumbraron una parte del camino, llegó, no sin antes perfumarse con las flores que adornaban su balcón para sigilosamente colarse por una rendijita en la ventana y acurrucarse en su pecho por un instante para palpar su calor y ser finalmente aspirado por Ana, quien en su mundo de sueños, escuchó el sonido de la cigarra y de los grillitos, percibió el aroma del campo y la frescura de la lluvia, degustando también un ligero sabor a sal marina. Para por último verle a él, a Miguel, en medio del amplio y verde campo, con los brazos abiertos en dirección hacia ella ofreciéndole su sonrisa franca y cálida, susurrando algo que no alcanzaba a entender, pero que alegró el sueño de Ana quien antes de dormir suspiró extrañando a Miguel y cerró sus ojitos deseando verlo nuevamente, aunque fuera por un momento en la tierra de los sueños,  sabiendo que por la mañana solo sería un breve y agradable recuerdo.

___

Ya estaba por dormirme, pero cierta personita asaltó mi mente y se instaló en mi memoria. Y como no le he visto en estos días, mi ilusión me hizo escribir esta memoria a manera de historia. Ojalá y les guste (y ojalá y si ella me leyera también, pues que le guste, aunque sea un poquito.)

AMDG

Read Full Post »

blog_carta_letters-867673_960_720

A Miguel la dulzura de esos caramelos no se comparaba con la dulzura del momento, cuando ella se apoyó y acurrucó suavemente en su hombro mientras guardaba con cuidado las hojas dentro del sobre

LA ENTREGA

 

Con nerviosismo Miguel entró al pasillo que daba al salón y sigiloso la observó a través de la ventana de la puerta, mientras ella leía (lo que posiblemente eran sus asignaciones escolares).

La delicadeza de las facciones de su rostro encendió el corazón de Miguel quien por un instante en su mente cruzó la loca (pero no tan descabellada idea) de voltear y echar a correr, pero era muy tarde, ella levantó la mirada y al reconocerlo le regaló una amplia sonrisa que disipó por un momento todas sus dudas.

Un poquito en automático y sin apenas darse cuenta, Miguel le devolvió la sonrisa (con algo de nerviosismo) y se acercó a saludarla.

Ella por su parte, avanzó a su encuentro para recibir su saludo y salir del salón por un momento para sentarse y tomar un pequeño refrigerio. Miguel rápidamente le extendió un sobre membretado con sus iniciales, cada una de un color diferente (limitado a los 3 únicos colores con los que contaba al momento de escribir).

Curiosa, ella tomó el sobre mientras murmuraba “¿qué es?”, a lo que Miguel viendo su impresión inicial le respondió en tono gallardo y más confiado “Algo que quería obsequiarte hace tiempo”.

Ligeramente confundida con la respuesta, ella abrió el sobre, con cuidado sacó las hojas y al leer las primeras líneas hizo una pausa para sonreírle con la mirada a Miguel, a la vez que apretaba para sí aquella carta.

Al retomar nuevamente la lectura, la emoción salpicaba su voz y le dibujaba una sonrisa en el rostro mientras agradecía una y otra vez por cada párrafo que leía. Miguel tomaba cada uno de esas sonrisas y “gracias” como grandes triunfos en su interior.

Cuando ella terminó de leer la carta y a pesar de regalarle la sonrisa más grande y cálida que había visto en ella, la inseguridad volvió a Miguel y no pudo evitar preguntarle si le había gustado lo que acababa de leer.

Andrea manteniendo su sonrisa le contestó con un ademán de sentarse al lado de ella, mientras le convidaba algunos caramelos de colores que recién sacaba de su bolsa. A Miguel la dulzura de esos caramelos no se comparaba con la dulzura del momento, cuando ella se apoyó y acurrucó suavemente en su hombro mientras guardaba con cuidado las hojas dentro del sobre membretado. Y con un tono de ternura le confiaba “Gracias Miguel, nunca me habían hecho un regalo así”.

Ambos estuvieron un rato en silencio sin decir ninguna palabra, hasta que Miguel, sin saber cómo iniciar nuevamente la conversación (pues le era más fácil escribir que hablar) se levantó con la excusa de ir a su siguiente clase. Ligeramente contrariada, Andrea le hizo ver que aún faltaba mucho tiempo para esa clase, lo que Miguel tomó como una invitación para quedarse un rato más y conversar de trivialidades como series de televisión, libros y música.

Así que poco a poco, conforme transcurría la plática, aquella cautela que en algún momento existió entre los dos fue cediendo, dando paso a la creación de un lazo más especial, donde confiadamente comenzaban a hablar de sus gustos, sueños, miedos y algo más…

¿Qué sucederá?, no se sabe pues al parecer tanto a Miguel como a Andrea eso no les importa, solo quieren conversar, reír y soñar. Lo que pueda surgir entre los dos solo el tiempo lo dirá.

___

Este “mini” relato con sabor a ternura e ilusión surgió en una hora aproximadamente  teniendo como base una vivencia personal. Se supone que hay que escribir haya o no inspiración, pero después de algunos meses de sequía creativa, una inspiración como esta no se desaprovecha porque aunque se quiera ignorar o dejar de lado las letras buscan por sí solas su salida, solo hace falta darles el cauce adecuado para que pueda armarse una linda historia.

¿Qué pasará con Miguel?, ni idea, por lo que tengo entendido él disfrutó el momento de convivencia con Andrea lo cual quedó más que patente por la satisfacción de como observó la forma en que ella le agradeció el obsequio y por la plática relajada y sencilla que sostuvieron posteriormente. Si le preguntaran a Miguel, posiblemente les diría que lo que desea es seguir conociendo a Andrea y comprender qué es lo que le llama la atención de ella.

¿Qué pasará con Andrea?, eso sí quien sabe… su cabeza es otro mundo y pues hasta que haya una convivencia más profunda entre ella y Miguel, supongo que tendremos la incógnita de saber lo que pasa por su mente. Solo sabemos que le gustó lo que leyó…

¿Qué había en la carta?, pues para saber eso tendremos que preguntarle a los dos, jajaja

AMDG

03/11/17

Read Full Post »

dia_muertos

Fue el sentido de lo humano
lo que nos llenó de valor,
acogiendo con nuestras manos
a las víctimas del temblor

Calaverita Daniel 2017

Sentado en su escritorio
escuchando de buena Fe,
Conversaba Daniel muy serio
acompañado de un buen café

Estaba frente a la muerte
quien le vino a visitar,
Para saber de buena fuente
como le iba en lo personal

Catrina, no me puedo quejar
este año ha sido especial,
pues he podido trabajar
desde lo social hasta lo existencial

He aprendido de los niños
y de los adolescentes,
También de los no tan niños
que maduraron a regañadientes

He aprendido a escuchar
y a hacerlo con empatía,
Para lograr ayudar
sobrepasando la antipatía

“¿Y cómo te va en el amor?”
preguntó la muerte curiosa,
Sé que necesitas valor
para abrir tu alma silenciosa

No te puedo mentir
mi querida amiga de marfil,
pues tu pregunta muy sutil
mueve mucho mi sentir

Su presencia me ilusiona
y a mis días da color,
y con su sonrisa dulzona
llena mi pecho de candor

La muerte sonrió serena
asintiendo con suavidad,
y le preguntó de manera risueña
cómo andaba en lo social

Interesante tu pregunta
amiga de blanca flor,
por lo que quiero darte respuesta
acerca de esta noble labor

Fue el sentido de lo humano
lo que nos llenó de valor,
acogiendo con nuestras manos
a las víctimas del temblor

Generamos un espacio de confianza
requerido para escuchar,
Y contuvimos la desesperanza
a la hora de acompañar

La muerte esperó satisfecha
a que Daniel terminara de hablar,
y pronta disparó cual flecha
su oferta singular

Requiero en mis dominios
mucha gente como tú,
ayudando en cualquier sitio
compartiendo tu energía e impetú

Te agradezco la cofianza
y que valores mis dones,
juntos hagamos una alianza
de la que hablen en todos los panteones

Así la muerte gustosa cerró
el trato que a Daniel ofreció,
sabiendo que era la mejor opción
para llevar con fervor su eterna labor

____

Es tarde ya y mis ojos se cierran de cansancio, aún vengo arrastrando la desvelada del fin de semana que anduve como brigadista en Jojutla, Morelos.

Me causa gracia que mis “calaveritas” de pronto se vuelven demasiado introspectivas, y si bien puedo hacerlas más ligeras, (como otra que hice en un par de horas en este fin de semana) sentí que debía expresar las cosas valiosas.

Este año ha sido muy particular por mi cambio de funciones dentro de la escuela, pero también agradezco enormemente la convivencia con todos aquellos que en algún momento del año obsequiaron su tiempo y espacio para platicarme de cosas que me hicieron desarrollarme poco a poco…

Aquí me detengo, muero de sueño. Agradezco todas las visitas de este mes a mi blog. Me alegraron la semana.

Mientras tato trataré de dormir, gracias vida por la experiencia y aprendizaje de este año.

AMDG

Read Full Post »

La noche/1

No consigo dormir. Tengo una mujer atravesada entre los párpados. Si pudiera, le diría que se vaya; pero tengo una Mujer atravesada en la garganta. (Eduardo Galeano)

pics_blog_cama-vacía-600x369

 

Son pasadas de las 3 de la mañana ya y Miguel no deja de revolverse en la cama, han pasado años desde que la vio por última vez, la música de una fiesta-borrachera vecinal se cuela por la ventana y adereza ese sentimiento de nostalgia e incomodidad. Sabe bien que quisiera saber que ha sido de esa persona, pero ese último adiós le dejó un mal sabor de boca y profunda decepción. Le ha tenido presente en todo este tiempo, pero es demasiado orgulloso para expresarlo, porque sabe que si lo hace lo tomarán por tonto e ingenuo, ¿pero no fue así como lo hicieron sentir en esa última vez?. Vuelve a removerse entre las sábanas, siente un calor molesto en la habitación que el murmullo del ventilador no logra aplacar, más sin embargo dentro de sí mismo siente el aguijón frío de la desconcertante duda en su corazón.

Se incorpora hasta sentarse en la orilla de la cama, una noche más se dice a sí mismo, se siente abatido ¿qué se puede hacer en estos casos?, busca a tientas el frasco de aspirinas, sabe que ese par de cervezas y tequila que bebió se convertirán en un dolor de cabeza más tarde, y más aún con la falta de sueño que le acosa últimamente.

Con movimiento pasmoso recorrió la cama, deslizando un poco a ciegas el brazo por la mesita de noche. La luz de luna que de ordinario le provocaba los mejores versos para recitar y calmar a esos viejos recuerdos, no está presente en este momento y no puede ver nada, así que derrama el vaso con agua junto al frasco de pastillas y una lata vacía de cerveza. (¡demonios! -pensó-, necesito poner una luz de noche ).

Torpemente y de mala gana se levantó y dirigió al baño, al encender la luz del baño el espejo le devolvió un poco a la realidad de la situación. Su rostro hinchado por la falta de sueño, sus ojos enmarcados por las patas de gallo, mas  esas canas (que aparecieron sin ser invitadas) tiñendo su melena, no fueron un gran estímulo para calmar ese dolor de cabeza que empezaba a antenazar sus sentidos (los años no pasan en balde, -se dijo a modo de lamento y excusa-). Llenó el vaso con agua, tomó los analgésicos y sin despegar su mirada de ese espejo delator, pasó su mano por su pelo encrispado haciendo resaltar sus canas, y posteriormente la deslizó hacia su barba semicrecida haciendo un gesto con su boca. Lanzó una ultima y hosca mirada de reproche hacia su reflejo para después moverse hacia el sanitario, vaciar su vejiga y apagar la luz.

Nuevamente en cama, Miguel volvió a sentir las tenazas de la incertidumbre aprisionando su corazón.

Tenía su nombre y su recuerdo grabado vivamente en su mente, sintiendo que si se descuidaba, la imagen de esa mujer atravesaría sus ojos y párpados como una película y se proyectaría en la pared a la vista de todo mundo. Quería decir su nombre para decirle que al menos por esta vez le dejara descansar un poco más, estuvo a punto de murmurarlo pero una mano femenina se posó sorpresivamente en su entrepierna y en el sobresalto de la realidad le hizo recordar y brotar de su garganta el nombre de Ana, su mujer.

Fin

 

Bueno, tenía muuuuuuuuucho de no escribir….. de hecho tuve que escribir unos párrafos aparte a manera de catarsis para despejar mi mente, y mientras escuchaba algo de música del Buen Michel Jarré terminé mi desahogo y se me vino a la mente escribir lo anterior.

Anteriormente había escrito algo usando el cuento “La noche/2” de Eduardo Galeano, pero no me funcionó tanto como hubiera querido (de hecho no recuerdo bien como lo desarrollé), y como es mi costumbre, cuando me llega la inspiración, requiero darle salida porque si no, ya no la escribo… jaja

Parte de mis vivencias las veo plasmadas aquí*. No tiene caso decir cuáles son, si te sientes identificado con algo, ¡genial!, eso es lo que importa.

Un abrazo a mis dos lectores =)

 

AMDG

*(Bueno, una vivencia es la hora en que me puse a redactar… entre 2:00 y 3:00 am)

 

Read Full Post »

Calaverita de azúcar

Calaverita Daniel 2015

 
 

Casi al terminar el día
Daniel seguía en agonía
pues de su mente no salía
las rimas que él quería

 

Tenía muchas ideas en mente
que le llegaban agolpadamente
todo sucedía abruptamente
que casi lo volvían demente

 

En eso la catrina apareció
y de reojo lo observó
pero Daniel ni se preocupó
ni su presencia le asustó

 

Pero al llegar al final del día
Daniel con la catrina se lamentaba
pues de su mente no salía
aquellas coplas que él deseaba

 

“échame la mano en esto”
a la muerte le suplicó necio
“así te tendré más aprecio”
le dijo bastante dispuesto

 

La muerte le vio con flojera
molesta que le interrumpiera
tan cómoda recostada ella se encontraba
recordando a quiénes con ella se llevaba

 

“en vez de ponerte a escribir
ayúdame tú a decidir
a quienes de por aquí
me llevaré a parte de ti”

 

Daniel lo pensó con cuidado
y poniéndose pronto a su lado
empezó a escribir sin menoscabo
las faltantes coplas de cabo a rabo

 

“tu propuesta me suena más interesante
que escribir rimas, mi querida muerte galante
te ayudaré y viajaré contigo de acompañante
seguro será algo más que alucinante”

 

La muerte alegre su mano le tendió
al joven y entusiasta escribidor
que con gusto y ánimo la tomó
para acompañarla en su labor

 

______________________
Pues tal como se leen en las coplas de esta calaverita, al terminar el día salieron (claro, sin la presencia de la muerte… ¿o sí?). Ahora fueron más sencillas y menos trágicas, tal vez sea un poco el reflejo de esta etapa de mi vida. Supongo que tiene que ver el hecho de que estoy más consciente de la presencia de la muerte en mi vida, es decir, de que no soy eterno y de un momento a otro puedo sencillamente emprender el camino a la otra vida. No es algo fácil darme cuenta de ello y a pesar de ello tengo mis resistencias, pero bueno, creo que esa realidad se hace cada vez más presente.
Por otra parte tenía un buen rato sin escribir, por ello mi dificultad a empezar y a las muchas ideas que se me vinieron en mente que pudieran merecer otras entradas aparte de esta.
Algo curioso que quiero comentar en esta entrada es que Octubre ha ido el mejor mes que he tenido en este año, mucha gente buscaba las calaveritas, aunque muchos lo hacían por la imagen que acompañaba esas entradas, pero bueno, confío que les haya sido de utilidad leer mis exóticas rimas, jajaja.
Confío que las siguientes salgan más fácilmente a medida que despeje mi mente de rollos estorbosos y desgastantes.
Mientras tanto, te agradezco a ti que lees esto. Gracias por darle vida a mis ideas, pues una letra es “letra muerta” mientras nadie la lea y le de un significado para sí mismo.
Un abrazo cordial
AMDG

Read Full Post »

El mundo
(Eduardo Galeano, adaptación del cuento del mismo nombre)

blog_almas_de_fuego_mundo

Durante mis acostumbradas noches en vela, acompañaba mi solitaria introspección con un vaso de licor y el sonido lejano de la ciudad…

En un intento sereno de despejarme de mis problemas, intenté simular sin éxito una conversación con el eterno (en otros lugares y en otros tiempos a esto le dirían oración, pero para mí en ese momento era una simple conversación).

Infructuosamente busqué palabras adornadas y agradecidas, pero lo único que salía de mi boca eran frases extrañas disparatadas. Decepcionado del intento de ambos (del ser eterno y yo) de lograr una conexión, decidí tomarme el resto de mi bebida y dar por terminada mi sesión de acostumbrada reflexión.

Acostado ya en mi cama esperé el efecto del alcohol, confiando que para mañana las cosas pintarían mejor que hoy. Poco a poco y suavemente, el rumor de una lluvia lejana que se acercaba con paso veloz, fue envolviendo mis sentidos en un delicado y sublime sopor…

Al siguiente momento, desperté sobresaltado sin saber en donde estaba, pues una espesa niebla a mi sentido de la vista importunaba. Pero había algo de lo que estaba seguro y es que solo no me encontraba, pues sentía la presencia de alguien que todo el espacio y mi ser llenaba.

Al disiparse la bruma me hice consciente de mi posición, en el cielo me encontraba y podía observar al mundo en todo su esplendor. Lo llamativo de este asunto es que no era el mundo al que estaba acostumbrado a ver en los mapas y en la TV. Era aún más interesante, pues en la inmensidad de la noche, parecía más bien una pelota con luces en su interior, como si miles de luciérnagas de fuego se desplazaran al azar, aumentado y disminuyendo su brillo al moverse de lugar.

Asombrado de lo que veía y que no tenía comparación, toda mi alma entera se llenó de profunda admiración. Y la voz de aquel que me acompañaba, susurró en mi corazón y hablando con intención serena me confió un secreto revelador:

El mundo es un mar de fuegos, donde cada alma un fueguito es, y así como no hay dos almas iguales no encontrarás nunca dos fuegos iguales. Encontrarás fuegos grandes y chicos, de gente serena que apenas se mueven a pesar de la intensidad de fuertes vientos y fuegos que parpadean con la más mínima brisa. Descubrirás fuegos de colores según la emociones que los dominen. Te sorprenderás con fuegos inútiles que apenas alumbran o calientan. Pero también te sentirás atraído por aquellos fuegos intensos, propios de un alma que vive con tanta pasión que contagian de calor y chispas a todo su alrededor, cuya intensidad no disminuye conforme comparte con los demás su luz y energía, y todo aquel que se acerque a ellos inevitablemente arde  y enciende un nuevo calor por la vida. Sí, el mundo es como un mar de fuegos… ¿qué tipo de fuego quieres ser tú ahora?

Con esa pregunta, retumbando en mi interior, poco a poco y lentamente desperté una vez más en mi habitación. La luz del día y el aroma a tierra mojada que la lluvia de la noche dejó, iluminaban y refrescaban todo a mi alrededor. Decidido, tomé un lápiz y papel, permitiendo que el fuego de mi interior salga por  medio de estas letras y te contagien de mi calor…

________________

Bueno, tenía rato de no escribir, me ha sido complicado poner en letras experiencias y aprendizajes muy personales. Confieso que me dispuse a a escribir esta entrada porque observé que las estadísticas de mi blog se elevaron de manera inusual en este día, y  tomé como un incentivo el que alguien desconocido se tomara la molestia de leerme, lo cual agradezco, porque un escritor no es escritor sin un lector. Estoy consciente de que me falta mucho por desarrollarme, y esto no se logrará si no escribo. Así que motivado por lo anterior e inspirado por leer algunas noticias un grupo de compañeros con quienes estuve un corto tiempo participando de narrador oral,  dejé a un lado mi temor, tomé un libro titulado “taller de escritura” y resolví abrirlo al azar, elegí un ejercicio al azar y lo llevé a cabo. De esta forma que no me sentiría presionado por hacer un escrito complicado y confuso, y empezaría a ejercitar nuevamente mi gusto por escribir a la vez que podría divertirme con ello.

El ejercicio elegido en el libro fue: #603 ” Nuevas versiones: Toma un cuento breve ya escrito de algún autor reconocido y Reescribe la historia”, así que el cuento elegido fue “El mundo” del escritor uruguayo Eduardo Galeano, desde tiempo atrás tenía el deseo de hacer una adaptación de ese cuento y pues aproveché la ocasión. Me sentí a gusto dejando fluir las primeras ideas, aunque hubo momentos en que me atoré pero poco a poco lo terminé, al mismo tiempo estuve consciente de que era un ejercicio y que tenía tiempo de no escribir. Lo interesante fue que que cuando lo terminé, el primer final no me satisfizo, así que hice una pausa para despejarme y re enfocarme hasta que di con el final que me agradó y me hizo sentir ese “¡wow!“.

Para terminar, quiero expresar que tengo mucho para escribir, siento que es mi manera de sacar parte de mi ser, observarme y comprenderme mejor, y si lo que escribo es de ayuda en algún momento a alguien más, pues ¡qué mejor!.
Nuevamente, un saludo a mis dos lectores y mi agradecimiento a todos los demás…

AMDG

 

Read Full Post »

Un buen libro o una película (no comercial y de otro país), siempre son una oportunidad de escapar del encierro de la mente…

Hace un par de horas terminé de ver una película europea de nombre “El concierto” (Le concert, 2009; ficha IMDB), me agradó porque ya venía algo “sensibilizado” después de leer el inicio de un libro llamado “La soledad de los números primos” (La solitudine dei numeri primi, 2008; ficha IMDB).

Lo que me enganchó de ambos, fue algo fuera de lo conocido, es decir, en la película “El concierto” que trata la historia de un ex.director de orquesta ruso, que busca la oportunidad de realizar un concierto interrumpido casi 30 años atrás mientras se devela el motivo de sus intereses. Lo bonito de esa película es que pasan la ambientación de la vida cotidiana del protagonista y sus amigos, situaciones tales como organizar la estructura del concierto mientras están en su casa mientras se observa la decoración de la sala de estar y la cocina, o cuando la esposa del director lleva una charola de té o café con unos pequeños platitos con una especie de bocadillo que acompaña la bebida. Se aprecian también otros detalles que pueden ser un poco contrastantes a un hogar de clase media de mi país, si bien la película no tiene una temporalidad precisa, se aprecia contemporánea al año en que se filmó (2009) pero se pueden apreciar las condiciones del entorno en que viven los personajes.

Otro aspecto que me movió esta película es la forma en que la música es una especie de catarsis. No conozco de apreciación musical, tengo otro tipo de formación, y me permite ser más sensible a como el espíritu muestra esa capacidad de expresarse y ser uno mismo, pudiendo reír y llorar de emoción.

pics_pelicula_la_soledad_de_los_numeros_primos

En cuanto al libro “la soledad de los números primos” me enganchó la introducción de el mundo visto desde 2 niños italianos y la forma en que viven sus circunstancias familiares que los orillan a actuar con resultados que -por lo que llevo leído- les afectan. Lo interesante es la forma que en los primeros capítulos el autor adentra en cada personaje y les dibuja con claridad los hilos de intereses e inquietudes que les mueven. Inclusive me dan una idea de como podría ser el interior de la mente de aquellos adolescentes que son reacios a expresarse pero que llevan en su interior una especie de pelea interna que les oprime y les impide conectarse a su entorno. Lo que les orilla a una especie de abismo del que difícilmente saldrán si no consiguen o permiten ayuda. Pero en mi impresión original, falta leer más sobre ello.

Esto es a grandes rasgos algo que pasó por mi mente. Posiblemente tenga que ver mi trabajo de voluntariado aunado a mi formación en psicodrama y el trabajo que realicé en días pasados.

Definitivamente, un buen libro o una buena película pueden ser el alimento perfecto de una mente desesperada que intenta abrirse paso de la ciénega de lo rutinario y gris que atrapa y encajona al espíritu.

Un saludos a mis dos lectores y a quienes me regalan algunos minutos de su vida.

AMDG

Read Full Post »

Older Posts »