Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘sueños’

Dile que que la extraño” suspiró Miguel en un suave murmullo mientras agotado por la jornada, se despedía de la luna, muda testigo de su ilusión y cerrando así sus ojos para adentrarse en el mundo de los sueños, confiando verla ahí, aunque fuera por un momento, sabiendo que por la mañana sería un breve y agradable recuerdo. Y mientras pensaba esto, espiró nuevamente… Su aliento cargado de emoción, se elevó y se lanzó en picado por la ventana abierta para envolverse en la frescura del otoño y emprender su camino, alimentándose del canto de la cigarra y unos grillitos que ofrecían su concierto nocturno, se revolcó entre los amplios pastizales del campo, se dio un rápido baño al pasar entre una nube llena de lluvia y se aderezó con una pizca de sal cuando navegó por el mar. Por último, gracias a un par de luciérnagas que le alumbraron una parte del camino, llegó, no sin antes perfumarse con las flores que adornaban su balcón para sigilosamente colarse por una rendijita en la ventana y acurrucarse en su pecho por un instante para palpar su calor y ser finalmente aspirado por Ana, quien en su mundo de sueños, escuchó el sonido de la cigarra y de los grillitos, percibió el aroma del campo y la frescura de la lluvia, degustando también un ligero sabor a sal marina. Para por último verle a él, a Miguel, en medio del amplio y verde campo, con los brazos abiertos en dirección hacia ella ofreciéndole su sonrisa franca y cálida, susurrando algo que no alcanzaba a entender, pero que alegró el sueño de Ana quien antes de dormir suspiró extrañando a Miguel y cerró sus ojitos deseando verlo nuevamente, aunque fuera por un momento en la tierra de los sueños,  sabiendo que por la mañana solo sería un breve y agradable recuerdo.

___

Ya estaba por dormirme, pero cierta personita asaltó mi mente y se instaló en mi memoria. Y como no le he visto en estos días, mi ilusión me hizo escribir esta memoria a manera de historia. Ojalá y les guste (y ojalá y si ella me leyera también, pues que le guste, aunque sea un poquito.)

AMDG

Read Full Post »

Era tanto mi deseo de verla que a media noche al parecer escuché que llegaba al departamento. Entonces yo desperté medio borracho y dirigiéndome al baño pase por su cuarto y vi a alguien disfrazado de panda (supuestamente ella), entré al baño a oscuras y alguien trató de entrar y era ella, traté de estar algo presentable para ella (no podía verme en aquel estado tan lamentable)  pero la insistencia a la puerta me obligó  a abandonar la idea y al salir, efectivamente era ella. Muy enojada me empezó a reclamar por desmanes que hice al estar borracho (o algo así) yo me sentía culpable de algo y al parecer le daba razón a sus reclamos (aunque no recordaba exactamente qué hice).  Sabía que me diría aquellas palabras que me negué a oír por tanto tiempo, así que le pedí que aquello que me fuera a decir, lo hiciera afuera de dónde estábamos para que pudiéramos estar solamente los dos sin nadie que nos escuchara. Sus amigas ya presentes no querían dejarla sola conmigo, le insistí asegurando que solo escucharía y no intentaría nada más hasta que ella accedió, no sin cierto recelo de sus amigas (a final de cuentas me iba a decir el por qué no me quería)  salimos y me percaté de que ella me llevaba abrazado muy afectuosamente,  lo cual me llamó la atención. Mientras nos alejabamos de los demás pasamos por un terreno baldío y noté que alguien nos seguía para posteriormente alcanzarnos. Tratando de protegerla, encaro al tipo, ella se separa de mí y con un tono de voz lleno de rencor  se dirige a la persona para preguntarle: “¿puedes hacer que parezca un accidente?” Y él con gesto serio respondió afirmativamente.

Entonces comprendí de que trataba todo.  Me di cuenta de que ella me llevó a ese lugar para que me golpearan, realmente sentí que ni me quería ni me querrá, pues realmente me odiaba y deseaba todo lo peor para mí. A como pude, logré zafarme de aquél hombre.  Ella gritó horrorizada por la sorpresa y trató de atraparme pero ya me había puesto fuera del alcance de ambos.
En ese momento afortunadamente me desperté…
___________
Y sentí tristeza, siempre había tenido sueños alegres, esperanzadores y dulces. Nunca había tenido un sueño donde percibía ese sentimiento de desprecio, de enojo u odio. Lo cuál creo que está bien. Así me marcho de la ciudad en la que ya no estoy seguro si vive o no (me he negado a seguirle la pista desde hace tiempo por salud mental).
Me siento agradecido de tener este sueño, no por que haya sido realidad sino por crearme esta sensación que si bien no identifico claramente, ayuda a cortar el lazo emocional.
No le deseo ni bien ni mal. Por ahora solo la quiero olvidar…
Un saludo a mis dos desmañanados lectores y a todos aquellos que madruguen en domingo.

PD : Disculpen si ven faltas de ortografía, es que ando desmañanado escribiendo desde mi celular y que, por si no lo notaron esto una transcripción del sueño. Por eso tiene fragmentos medio extraños (y decidí editarlo y ajustarlo lo menos posible)

AMDG

Read Full Post »